sábado, 15 de febrero de 2014

Conejo al ajillo con papas arrugadas

Ultimamente estoy de un "canario" que no puedo con el, y es que en nuestra gastronomía hay tantos tesoros que es importante que no se pierda nunca. El objeto de mi blog nunca ha sido el comercial, porque ya han visto que no hay nada de publicidad, es el de dejarles a mis hijas un "libro de cocina", para que ellas cuando yo ya no esté no olviden nunca esas cosas tan ricas que comieron de pequeñas. 

El conejo como ya les he contado en multitud de ocasiones es mi carne preferida, porque es muy versátil. Ahora eso si, a mi no me gustan los conejos muy grandes, porque lo único que lo diferencia de los pequeños es la grasa y de eso ya tengo yo mucho. 

Hoy fue mi hija Paula la que me pidió conejo, y pensándolo hacía muchísimo tiempo que no lo hacía. Me lo acabo de comer, con lo que todavía tengo todos los sabores en mi boca, lo que me ayuda a transmitírsela a Vds. 


Ingredientes. 
- 1 conejo: el mío de 1.300 kg
- 4 dientes de ajo
- Aceite de oliva
- un chorrito de vino
- Pimentón ahumado 
- Sal

Para las papas
- 1 kg de papas negras, coloradas....
- Sal
- Medio limón. 







 Elaboración: 

Lo primero que hacemos es lavar bien  los trozos de conejo (en la carnicería le piden que se lo corten pequeño) y ponerle sal. Triturar los ajos, y mezclarlos con el vino y el aceite y con todo esto pringar bien los trozos de conejo. 

Vamos ahora a preparar las papas en lo que macera el conejo ( una media hora mas o menos). Lavarlas bien, yo suelo usar un cepillo para eliminar de ellas cualquier tipo de suciedad. Ponerlas en el caldero con medio limón (para blanquearlas) y un buen puñado de sal, Poner a hervir. Cuando ya estén blandas, quitarles el agua y secarlas en el fuego para que la sal se adhiera bien a la piel de la papa. 

Ponemos un poco de aceite en una sartén grande y vamos echando el conejo y el adobo. Freir bien por ambas partes. 

Lo ideal es ponerle una puntita de pimienta para que le de ese punto, pero en casa al haber niños pequeños no la suelo poner. 


Para esta comida le pega un buen vino canario. En esta ocasión nos hemos tomado un Viña Norte Tinto Barrica, de Bodegas insulares. Un gran vino que no deben perderse. 

Las fotos hoy son malísimas, pero tenía tanta hambre que las he hecho deprisa y corriendo. 
Nota: si pinchan encima del vino les llevará a la nota de cata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada